El Economato Solidario distribuirá alrededor de 100 mil kilos de alimentos a más de 1.200 personas a lo largo del 2022.

Más de 1.200 personas de poco más de 470 unidades familiares se beneficiarán del Economato Solidario a lo largo del año 2022. La Ramon Molinas Foundation colabora con la Fundació Roure con el objetivo de garantizar las necesidades alimentarias de personas y de familias en situación de vulnerabilidad socioeconómica por medio de un modelo en formato de economato social que empodera a los beneficiarios del servicio gracias al suministro de herramientas para que puedan desarrollar su propia autonomía.

Los usuarios del Economato Solidario eligen los alimentos que necesitan. Los comestibles están expuestos en estanterías y tienen un coste valorado en puntos que se asignan en función de las cualidades nutricionales de los productos y de su importe de mercado. En relación con los puntos, son concedidos quincenalmente según las necesidades de los beneficiarios y del número de personas que conforman las unidades familiares. Durante el proceso de compra, los usuarios del servicio disponen del acompañamiento del responsable del proyecto, así como de los voluntarios de la iniciativa, a fin de poder trabajar herramientas de gestión doméstica, adecuación de la adquisición a las propias necesidades y control de la dieta. Por otra parte, el Economato Solidario hace una labor de concienciación y pedagogía con las familias con el objetivo que lleven a cabo una dieta equilibrada y saludable.

El Economato Solidario distribuirá alrededor de 100 mil kilos de alimentos a lo largo del año 2022. Se trata de productos de primera necesidad -leche, carne, fruta, verdura, legumbres, huevos, pasta o conservas, entre otros-, y productos de higiene personal. La iniciativa lucha contra el derroche alimentario. La Fundació Roure dispone de la colaboración de comercios minoristas del distrito de Ciutat Vella que aportan excedentes alimentarios para promover el aprovechamiento seguro de la comida.

La Fundació Roure trabaja en los barrios de Sant Pere, Santa Caterina y la Ribera, situados en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona, desde 1992. Con 30 años de experiencia, la entidad conoce el entorno y las vicisitudes de sus habitantes: la precariedad de las viviendas, el sobreenvejecimiento de la población y las dificultades socioeconómicas a las que se enfrentan diariamente. Dadas estas circunstancias, la fundación tiene el objetivo de paliar las necesidades básicas de las personas mayores y de las familias con pocos recursos desde la inmediatez, la solidaridad y el trabajo en equipo.

 

Más información en Acción Social.

 

Enlaces de interés:

Página web de la Fundació Roure.