Organizador: Asociación para la cooperación al desarrollo Kakolum.

Entidad colaboradora: Ramon Molinas Foundation.

Calendario de implementación: 15/09/2021 – 15/03/2022.

 

Garantizar una educación de calidad en un entorno de aprendizaje inclusivo, seguro y adecuado ha sido el objetivo principal de la iniciativa

La Ramon Molinas Foundation ha colaborado con la Asociación para la cooperación al desarrollo Kakolum para mejorar las condiciones de un centro de secundaria de la localidad de Diannah (Kafountine, Senegal) con el objetivo de garantizar una educación de calidad en un entorno de aprendizaje inclusivo, seguro y adecuado. El centro de enseñanza es de titularidad pública y está reconocido por el Ministerio de Educación senegalés.

Según el Plan de Desarrollo Municipal de Kafountine elaborado en el año 2020, en el municipio senegalés había una falta de plazas escolares fruto del aumento demográfico de niños en edades comprendidas entre los 12 y los 16 años y del deterioro y de la escasez de aulas. El documento concluía que en Kafountine deberían construirse 33 aulas, deberían rehabilitarse otras 24 y que había nueve escuelas que no disponían de acceso al agua. La mayoría de los alumnos en edad de escolarización del municipio provienen de familias que viven de actividades agrarias y pesqueras y que tienen ingresos bajos.

Durante el mismo año 2020, el centro de secundaria de Diannah perdió dos de las cinco aulas debido a su hundimiento durante el período de lluvias. La iniciativa ha permitido restaurar estos equipamientos con ladrillos elaborados por una asociación local a través de una mezcla de grano de plástico, vidrio, cemento y arena. Con esta decisión, que respeta los cánones que dictamina la normativa gubernamental en materia de construcción, se ha favorecido la economía circular, se han reducido los gastos en la edificación y se ha aumentado la durabilidad.

 

Un total de 558 personas se han beneficiado de un proyecto que, además, ha abastecido agua y electricidad de una forma sostenible y que se ha retroalimentado del huerto comunitario que se encuentra dentro del perímetro del centro

Aparte de reconstruir las aulas en desuso, la colaboración ha permitido mejorar el acceso al agua y a la red de saneamiento del centro educativo. El centro de secundaria tenía un pozo que no era funcional debido a un error en su localización. Esta situación hacía que los alumnos recorrieran 700 metros para extraer agua de los pozos más cercanos para avituallarse. La colaboración entre ambas entidades ha permitido instalar una fuente de agua funcional que garantiza la correcta higiene del centro.

Para alcanzar este objetivo, la Asociación para la cooperación al desarrollo Kakolum ha aprovechado los recursos hídricos del huerto comunitario que se encuentra dentro del perímetro del centro escolar y que era fruto de un anterior proyecto de la entidad. El huerto comunitario, que está gestionado por las madres de los alumnos de la escuela, dispone de una perforación subterránea a través de la cual se extrae el agua para regar los cultivos. La Asociación para la cooperación al desarrollo Kakolum ha construido un sistema de bombeo que canaliza el agua desde el huerto hacia un depósito de tres mil litros que se ha instalado junto a la escuela y que permite el acceso al recurso hídrico.

Por otra parte, el proyecto ha contemplado construir canalizaciones desde la perforación subterránea hasta las balsas del huerto para mejorar el sistema de riego. El huerto comunitario es una iniciativa que empodera a las mujeres gracias a la agricultura; facilita los conocimientos técnicos y las herramientas necesarias para que un total de 86 mujeres puedan cultivar el recurso. De esta manera, las beneficiarias de la actuación y sus familias disponen de los frutos que cultivan para autoabastecerse y pueden obtener beneficios regulares y sostenibles mediante la venta de los excedentes, lo que permite que alcancen una cierta independencia económica. Asimismo, una parte de los beneficios agrícolas derivados de la venta de excedentes se invierte en la adquisición de material escolar para los alumnos y en acondicionamientos para mejorar el centro.

Por último, el proyecto ha incluido la instalación de cuatro placas solares y de dos baterías que suministran el 80% de la electricidad necesaria para iluminar las aulas y para el correcto funcionamiento del sistema de bombeo de agua. Entre los alumnos, los profesores, el personal administrativo de la escuela y las mujeres que cultivan el huerto comunitario, la iniciativa ha tenido 558 beneficiarios directos. La voluntad de la Asociación para la cooperación al desarrollo Kakolum es replicarlo a otras localidades de Kafountine y a los municipios vecinos.

 

La Asociación para la cooperación al desarrollo Kakolum, una entidad que promueve una cooperación responsable

En diola, la lengua mayoritaria de Kafountine, ‘kakolum’ significa la huella que se deja sobre la tierra durante la acción de caminar. Con el objetivo de dejar rastro, la entidad nació en 2017 fruto del vínculo de sus creadores con las comunidades de la región de Casamance. La entidad promueve una cooperación responsable en la que los beneficiarios de los proyectos tienen un rol principal en la forma en la que se llevan a cabo las acciones y en su significado. El objetivo principal de la asociación es contribuir a mejorar las condiciones de vida de la población de la región senegalesa de Casamance. La entidad centra su intervención en la defensa, la promoción y la garantía de los derechos de las mujeres, en la agricultura sostenible y en la seguridad alimentaria y en la conservación del medio ambiente.

 

Enlaces de interés:

Página web de la Asociación para la cooperación al desarrollo Kakolum.