Organizador: Fundació Surt.

Entidad colaboradora: Ramon Molinas Foundation.

Calendario de implementación: 01/12/2015 – 01/12/2016.

 

Sirga, un proyecto para ayudar a las mujeres víctimas de violencia de género

La Ramon Molinas Foundation ha colaborado con la Fundació Surt con el objetivo de poner en marcha Sirga, una casa de acogida, recuperación y apoderamiento destinada a mujeres, y a sus hijos, que sufren o han sido víctimas de violencia de género y que se han visto obligadas a abandonar el domicilio familiar. Sirga ofrece una acogida temporal para garantizar un espacio de seguridad, protección y acompañamiento que facilite la recuperación de las beneficiarias y de sus hijos. Esta recuperación pasa por favorecer el proceso de apoderamiento de las mujeres, trabajando con un enfoque integral que aborda las dimensiones personal, económica y social. En relación a los menores que participan en el proyecto, la finalidad es asegurarles un espacio donde crecer y desarrollarse sin violencia y ofrecerles unos modelos de relación interpersonal y convivencia adecuados.

Sirga es un piso tutelado que se encuentra en la comarca del Vallès Occidental y que tiene una capacidad para acoger a 10 unidades familiares. En Catalunya, según datos del año 2013, hay 11 pisos tutelados para víctimas de violencia de género financiados por el Departament de Benestar Social i Família que ofrecen plazas a un total de 38 unidades familiares. De estos 11 pisos, cinco se encuentran en el área metropolitana de Barcelona. Con las plazas que ofrece la Fundació Surt en el marco del proyecto Sirga, el área metropolitana de Barcelona dispondrá de 34 plazas para amparar a víctimas de violencia de género.

 

El apoderamiento para una vida libre de violencia

Para llevar a cabo Sirga, la Fundació Surt se ampara en un modelo de intervención basado en el apoderamiento para una vida libre de violencia. Se trata de un proceso de toma de conciencia, de adquisición de autonomía y de aumento de la autoridad, tanto en lo que atañe a la dimensión individual como a la dimensión social y comunitaria, sobre los recursos y las decisiones que afectan a las vidas de las beneficiarias. El apoderamiento se convierte en un proceso dinámico protagonizado por las mismas mujeres.

En Sirga las beneficiarias de la actuación toman conciencia de sus derechos. Asimismo, identifican tanto las situaciones de discriminación y violencia como las causas que las generan con la finalidad de reforzar sus capacidades y poner en marcha los procesos de cambio que permitan potenciar la adquisición de la autonomía necesaria para que puedan gestionar sus propias vidas.

La intervención se aborda de forma grupal con el objetivo de trabajar las emociones y los valores, sin dejar de lado las terapias individuales para fomentar la adquisición de la autonomía a nivel personal, laboral, social y familiar. Sirga impulsa un espacio donde las mujeres y sus hijos mantienen un rol activo y participativo, acentuando sus voces, sus necesidades y sus expectativas.

 

Sirga, un espacio para la convivencia que garantiza la intimidad

Ubicado en la comarca del Vallès Occidental, Sirga es el espacio adecuado para recuperar la autonomía de las beneficiarias. Es un espacio para la convivencia, con ambientes óptimos para desarrollar actividades con las compañeras del hogar y con espacios privados que garantizan la intimidad y la recuperación del universo interior del núcleo familiar. Sirga cuenta con un profesional disponible las 24 horas del día y la atención terapéutica se programa y se revisa con el objetivo de asegurar que se da el ritmo de atención necesario, de acuerdo con las necesidades de cada caso.

El programa está dirigido a mujeres que sufren o han sido víctimas de cualquier tipo de violencia de género en el ámbito de la pareja, en el ámbito familiar o en el ámbito social. Las usuarias del hogar pueden haber sufrido agresiones sexuales, tráfico y explotación sexual, mutilación genital femenina o riego de sufrirla y matrimonio forzoso. A grandes rasgos, las beneficiarias son mujeres mayores de edad, con hijos a cargo, que en un primer estadio ya han pasado por un acogimiento de urgencia y que, superado este proceso, no disponen de un alojamiento alternativo seguro ni de una red familiar para afrontar esta etapa ni tampoco poseen los recursos suficientes para cubrir sus necesidades.

 

La Fundació Surt, una entidad con más de veinte años de experiencia

La Fundació Surt nació en el año 1993 como Associació de Dones per a la Inserció Laboral (Asociación de Mujeres para la Inserción Laboral). Su objetivo era facilitar el proceso de incorporación de las mujeres en el mercado laboral, especialmente aquellas que por su situación social, cultural o personal se encontraban en una posición de mayor vulnerabilidad. 14 años más tarde, en 2007, la asociación se trasformó en la Fundació Surt.

Hoy en día, la entidad quiere convertirse en un proyecto socialmente transformador y comprometido con las mujeres en su esfuerzo para construir una sociedad con equidad de género. Una sociedad en la que hombres y mujeres sean iguales en derechos y oportunidades, sin discriminaciones ni subordinaciones.

 

La violencia de género se cobró la vida de 51 mujeres en España en 2014

Un total de 51 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o ex parejas en España en 2014, según cifras del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. De estos crímenes, 12 se produjeron en Cataluña y sólo un 31,4% de las víctimas había cursado una denuncia por violencia contra las mujeres.

Según el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, el mismo año se presentaron 126.742 denuncias por malos tratos, hecho que supone una media de 347 denuncias por día. En el mismo período, los órganos judiciales resolvieron un total de 46.131 sentencias, de las cuales el 61,2% eran condenatorias, y se dictaminaron 22.807 órdenes de protección. No obstante, el 12,4% de las mujeres que interpusieron una denuncia, decidieron retirarla.

Desde el año 2007 hay un teléfono confidencial de información y de asesoramiento en materia de violencia de género. Se trata del 016, que es gratuito y no deja rastro en la factura telefónica.

 

Enlaces de interés:

Página web de la Fundació Surt.

Teléfono de atención a las víctimas de malos tratos (016).