Organizador: Amigos de los Mayores.

Entidad colaboradora: Ramon Molinas Foundation.

Calendario de implementación: 01/01/2021 – 31/03/2021.

 

Llamadas contra el silencio, un programa que afronta la soledad no deseada y el aislamiento social que sufren las personas mayores con el teléfono como gran aliado

La Ramon Molinas Foundation ha colaborado con Amigos de los Mayores con el fin de paliar la situación de soledad no deseada y el aislamiento social que sufren las personas mayores de la ciudad de Barcelona. El contexto originado por la Covid-19 ha aumentado la vulnerabilidad de las personas que constituyen este grupo de población. A parte de ser un colectivo de riesgo ante la pandemia, el agravio del aislamiento y de la soledad no deseada les han causado un elevado impacto emocional.

Con el objetivo de paliar esta situación, Amigos de los Mayores ha impulsado el programa Llamadas contra el silencio. La entidad ha adaptado su metodología al contexto actual para seguir acompañando emocionalmente a personas mayores en situación de soledad no deseada y aislamiento. Con el teléfono como gran aliado, Amigos de los Mayores ha ofrecido acompañamiento psicoemocional, ha asesorado y ha resuelto dudas a los usuarios del programa y ha actuado ante las situaciones de alta vulnerabilidad.

Por otro lado, Amigos de los Mayores también ha proporcionado acompañamiento psicoemocional al equipo técnico y a las personas voluntarias que han participado en la iniciativa, a consecuencia de las situaciones vividas, y ha organizado encuentros virtuales para facilitar herramientas y recursos para la gestión emocional. Finalmente, la entidad ha destinado recursos a la orientación y a la sensibilización de la población para la acción ciudadana.

 

1.200 personas mayores de Barcelona se han beneficiado de la iniciativa

Un total de 1.200 personas mayores de 65 años que padecen soledad y aislamiento social en Barcelona han participado en el programa a lo largo del primer trimestre del 2021. Se ha acompañado a personas mayores con pocos recursos socioeconómicos, un nivel medio de dependencia para el desarrollo de actividades básicas de la vida diaria, que se sienten solas y que presentan una necesidad afectiva importante.

Los participantes del programa provenían de los Centros de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Barcelona, de las Áreas Básicas de Salud, de otras entidades de la ciudad y de las demandas directas de las propias personas mayores, de sus familias o del vecindario. Una vez detectadas y tras haber valorado su grado de soledad y aislamiento, la entidad asignó a una persona voluntaria e hizo un seguimiento del acompañamiento.

 

La soledad no deseada tiene impacto en la salud de las personas mayores

Catalunya, a finales del año 2019, contaba con 1.419.370 personas mayores de 65 años. Poco más de un 21% de la cifra mencionada, unas 300.000, correspondía a personas mayores que vivían solas. De estas, 150.000 sufrían soledad no deseada y aislamiento social. En el caso de la ciudad de Barcelona, a finales del mismo año había 350.065 personas mayores de 65 años, de las cuales un 25,17% vivían solas.

La soledad no deseada es un fenómeno subjetivo que se basa en la percepción que tiene una persona sobre la diferencia entre las relaciones sociales anheladas y la realidad. Su impacto en la salud de las personas mayores es significante. La soledad no deseada empeora el funcionamiento vascular, aumenta la presión sistólica, eleva las alteraciones del sistema inmune, acentúa la obesidad y empeora la movilidad. En cuanto a la salud psicológica, las personas mayores que viven en situación de soledad no deseada tienen un riesgo más elevado de padecer depresión, tienen más problemas de sueño, presentan una mayor progresión en el deterioro cognitivo y tienen más riesgo de padecer Alzheimer. Así lo han constatado, por ejemplo, estudios como el National Social Life, Health, and Aging Project (NSHAP). La investigación, impulsada por la Universidad de Chicago, analiza la relación directa que existe entre la soledad y las enfermedades.

El apoyo emocional es clave para paliar la soledad no deseada. El acompañamiento emocional y tejer una red de apoyo favorece la autonomía, la confianza, la socialización y la participación comunitaria de las personas mayores.

 

Amigos de los Mayores, una entidad con más de tres décadas de experiencia en la lucha contra la soledad de las personas mayores

A pesar de que Amigos de los Mayores se constituyó en Barcelona en 1987, sus orígenes se remontan al 1946. En un contexto de posguerra, aquel año, en París, se fundó Les petits frères des Pauvres, una organización que nació con el objetivo de iniciar un proceso de apoyo emocional a todas las personas mayores que habían perdido a sus familias y la red social.

Reflejándose en la entidad francesa, Amigos de los Mayores comenzó a brindar sus servicios a personas mayores de la ciudad de Barcelona con el fin de luchar contra la soledad y la marginación a las que quedan expuestas por medio del acompañamiento emocional de personas voluntarias y de la sensibilización de la sociedad.

Tres décadas después, Amigos de los Mayores ha ampliado el alcance y el impacto en el territorio. La entidad está presente en cuatro comunidades autónomas: Catalunya, Aragón, la Comunidad Valenciana y Madrid. A lo largo del año 2019, Amigos de los Mayores realizó 270.000 horas de acompañamiento y programó y llevó a cabo un total de 823 actividades de socialización. Asimismo, la fundación es miembro de la Federación Nacional de Amigos de los Mayores y de la Federación Internacional Les petits frères des Pauvres-Friends of the elderly, reconocida de utilidad pública por la ONU.

 

Enlaces de interés:

Página web de Amigos de los mayores.