El proyecto fomenta la incorporación laboral de jóvenes que han finalizado estudios universitarios en el ámbito de la acción social.

Establecer un puente entre el mundo académico y el mundo profesional. Con esta voluntad, la Ramon Molinas Foundation diseñó el programa Promoción Laboral de la Acción Social (PLAS). La iniciativa, que ha arrancado su segunda edición, promueve la incorporación laboral de jóvenes que han finalizado estudios universitarios en el ámbito de la acción social. Este año, la Fundación Marianao disfrutará de la incorporación de una graduada en educación social que se integrará en el Casal Infantil de Marianao y en el programa Punto de Partida de la entidad de Sant Boi de Llobregat.

Gracias a las sinergias tejidas desde el año 2012 con actores destacados del tercer sector social, la RMF detecta proyectos de entidades que precisan la incorporación laboral permanente de profesionales del ámbito de la acción social y se encarga de buscar los perfiles idóneos para cubrir las vacantes. La Ramon Molinas Foundation busca jóvenes con una gran vocación social, con espíritu colaborativo y proactivos y los presenta a las entidades que, en última instancia, deciden su contratación. De este modo, las entidades se beneficían de la incorporación de jóvenes especialmente preparados y motivados, capaces de responder con solvencia los retos actuales y del futuro.

En el marco del programa, la Ramon Molinas Foundation sufraga el coste de empresa de los jóvenes durante los seis primeros meses del contrato laboral y los acompaña a lo largo de este periodo para atender sus necesidades. Transcurrido este tiempo, las entidades se comprometen a ampliar el contrato en el caso de que los jóvenes hayan demostrado sus capacidades.

La primera experiencia del programa de Promoción Laboral de la Acción Social fue un éxito. La Fundació Surt se benefició del trabajo de una joven cualificada que llevó a cabo el Proyecto Equinova. La entidad, que trabaja para hacer efectivos los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres y para erradicar las discriminaciones por razón de sexo, amplió el vínculo contractual con la beneficiaria tras la finalización del programa.